dijous, 7 d’abril de 2016

2605-UN PARLAMENT COMO ESCENA DE LUCHAS PARTIDISTAS

EN LA LÍNEA de ir usurpando funciones a los espacios públi­cos que se ha establecido poco a poco en el escenario político catalán, el espectáculo al que asistimos en esta legislatura en el Parlament merece especial reproche. Ayer mismo, la Mesa del Parlament, una institución que devalúa día a día la mayo­ría de Junts pel Sí, optó por ha­cer dejación de sus responsabi­lidades y dar el visto bueno a una moción de la CUP que planteaba una desobediencia expresa y a todas luces ilegal del mandato del Tribunal Cons­titucional. Su pobre excusa era alegar que el texto podía aún ser enmendado y que el mismo día del pleno la Mesa revisaría la pertinencia de su votación si no se había modificado su arti­culado.
La decisión de la Mesa fue, en este sentido, un balón de oxígeno al desafío legal de la CUP y trasladó a los grupos parlamentarios de manera to­talmente negligente su respon­sabilidad en el futuro de la ini­ciativa.

Las tensiones crecientes en­tre los partidos independentistas que se mueven por el Parla­ment han intoxicado el ambien­te hasta el punto de que la cuestión de la Cámara catalana gira en torno a los dimes y dire­tes de los radicales, cuando ni siquiera se han cerrado unos presupuestos para hacer frente a las necesidades sociales de los ciudadanos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada